Aroa Moreno.com Menu

Viewing all items for tag Relato

Permalink:

Le vi.

Relato publicado por Donbuk, I Concurso de relatos de terror.

 

 

Él la miraba expectante mientras ella intentaba explicarse a duras penas. Le temblaba el labio inferior mientras hablaba. Era una ardua tarea el convencer de algo tan extraño a su hermano tan dado a no creer nada. Era la persona más incrédula que había conocido en el mundo y ahora estaba ahí sentada, delante de él, intentando convencerle de algo que estaba atormentándola y que no podía demostrar más que con sus palabras.

-Le vi. Lo juro, le vi tan claro como te estoy viendo a ti ahora mismo.

Él la miró, escrutando su rostro. Tenía el gesto serio y el ceño medio fruncido.

-No me crees…-sollozó ella.

-Entiende que es complicado creérmelo.-Dijo serenamente.

Ella bajó la mirada. Por sus pestañas resbalaron dos silenciosas lágrimas que fueron a morir a sus manos. Estaba desesperada, tenía que hacer todo lo posible por salir de ese infierno.

-Te lo juro. Estaba ahí de pie, plantado, mirándome. Era alto, muy alto, moreno, con la mirada vacía y clavada en mí.- sollozó de nuevo. -Créeme- suplicó.aroa moreno relato

Suspiró y se pasó la mano por la cabeza, rascándola lentamente. Ella tenía la cara congestionada y algo desencajada. Él al verla así intentó sacarle algo más de información, intentó demostrarle que estaba de su parte aunque hasta el momento no había encontrado nada que le hiciera creer en ello. Al fin y al cabo era su hermana pequeña.

-¿Te dijo algo?- Carraspeó.

Ella tomó aire para sentenciar. Continue reading…

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

Permalink:

La música.

La música me inspira. A veces me siento delante del ordenador dispuesta a escribir y pongo música. Cualquier lista de reproducción, de forma aleatoria, ni siquiera miro el contenido de esa lista y comienzo a escribir. Me dejo llevar.

En muchas ocasiones escribo sin un fin, si un sentido inicial, pero a medida que las notas comienzan a fluir, mis dedos se vuelven bailarinas de ballet clásico y ejecutan las más bellas florituras, uniendo letras que forman palabras y dan sentido a frases que estaban por nacer.

Tan sencillo y tan mágico.

Casi sin dejarme participar conscientemente en ese baile vital. 1780068_927463843953842_5582877348502696641_oMe convierto en una mera espectadora de lo que sucede y respiro profundamente para que nada estropee esa concentración.

Las historias toman un camino que no tenían estipulado. Quizá en mi cabeza ese personaje tenía un lugar de destino, pero se enreda en el vals de mis manos y finalmente se deja arrastrar a Continue reading…

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

Permalink:

Me gustaría.

Me gustaría poder hacer muchas cosas, porque a día de hoy me muero por conseguirlo.

Me gustaría tener una palabra bonita que decirte, una imagen nueva que mostrarte, un sentimiento profundo que despertarte, un presente diferente que regalarte.

Me gustaría ser capaz de cambiar el pasado que te atormenta, de prometerte un futuro lleno de felicidad.

Me gustaría tener en mis manos el poder de acariciarte y calmar todos tus dolores, y en mis labios de besarte y llenarte de alegría.

Me gustaría amarte un poco menos, para que así me amases un poco más. Pero cada vez que te veo se me desboca el corazón.

Me gustaría gustarte, al menos la mitad de lo que me gustas tú a mí.

Me gustaría que tu sonrisa no ocupase cada minuto de mis pensamientos. Los tienes invadidos sin apenas pretenderlo.

Me gustaría arrancarte palabras de amor, poder atesorarlas como oro solamente para mí.

Me gustaría cubrir tu boca de besos y tu espalda de caricias.

Me gustaría dibujar con mis dedos el complicado mapa de los Continue reading…

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

Permalink:

La pereza.

Él era una de esas personas que siempre pedía cinco minutos más al despertador, o incluso diez o veinte. No recordaba la última vez que se había levantado de la cama a la primera. Aunque claro, podía ser que nunca lo hubiese hecho. Quién sabe. Pero después de su discusión con Mónica por llegar siempre tarde había pensado que igual era el momento de cambiar esa costumbre. Había quedado con ella para desayunar. Tenían muchas cosas que hablar y arreglar. Todo se soluciona mejor con café y tostadas.

Sonó el despertador. Eran las 7:01H, había apurado para levantarse lo más tarde posible y llegar a tiempo. Se despertó y paró la alarma. Resopló. Que horas tan horribles para levantarse. “Seguro que Mónica ha querido quedar para desayunar para ponerme a prueba”, pensó. Se revolvió en la cama y se acomodó entre las mantas. En la calle hacía frío, lo normal a mediados de Pereza Aroa MorenoDiciembre. Pero bajo el edredón y envuelto en las mantas estaba muy a gusto. Maldijo a Mónica por hacerle ese tipo de cosas. En el fondo estaba completamente enamorado de ella, pero le sacaba de quicio cuando se ponía en plan madre, intentando cambiarle sus costumbres. Entonces se dio cuenta de que Mónica entraba a trabajar a las 12:00H y por eso habían quedado a la hora del desayuno. Se sintió mal y se destapó. Ya eran las 7:26H. Hizo ejercicio de memoria. Habían quedado a las 8:15H en la parada de autobús que se encontraba junto a la floristería, para ir a desayunar a la cafetería que tanto le gustaba a ella. Esa pequeñita con cortinas rosas y paredes azul cielo. Adoraba verla pegada al cristal tras el que se encontraban decenas de pastelitos de todos los sabores.

Tenía mucho frío, así que se tapó de nuevo. Miró la hora. Las 7:34H. “La parada está aquí al lado, me da tiempo de sobra”. Rodó por la cama para alejarse de la luz que se comenzaba a colar por la persiana medio levantada.

Dentro de poco sería Navidad y tenía muchas ganas de que llegase. Serían las primeras juntos. Levantó un poco la cabeza y miró el armario. Sonrió al pensar que ya tenía el regalo de Mónica empaquetado y guardado ahí. Estaba seguro de que le iba a encantar. Entonces pensó en ella esperando en la parada. Le hizo prometer que no iba a llegar tarde. No quería que se enfadase, además tenía su imagen eligiendo pastelitos en la cabeza.

Sacó la mano de la maraña de mantas en la que se había convertido su cama y miró su reloj. Las 7:59H. Ahora sí se le había hecho tarde. Cogió fuerzas, se destapó y salió de un salto de la cama. Hizo acopio de toda su fuerza de voluntad para no Continue reading…

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.